Identificar el nivel de dependencia de la persona en función de la situación sanitaria que padezca

Conocer los diferentes tipos y grados de dependencia es vital para poder tratar a los pacientes correctamente. Cuando se llega a la vejez, múltiples factores y situaciones pueden provocar una pérdida de la autonomía, psíquica, física o intelectual, donde las enfermedades, así como los accidentes cerebrovasculares, llegan a ser graves impedimentos en el desarrollo de la autonomía de las personas. A raíz de esta pérdida de autonomía, las personas necesitan la asistencia adecuada para mantener un nivel de vida y comodidad óptimo. Mediante el conocimiento del tipo y grado de dependencia, el personal sanitario conocerá las necesidades específicas de cada persona para poder llevar a cabo las actividades diarias, incluyendo las más básicas.

Por un lado, nos encontramos con los grados de dependencia, los cuales se gradúan en los siguientes tipos de dependencia: Grado 1, el paciente requiere de apoyo en el domicilio en una o varias actividades a lo largo del día, valiéndose por sí misma en la mayoría de sus actividades diarias, y siendo un nivel de dependencia moderado, contando aún con una gran autonomía; Grado 2, el paciente necesita apoyo para realizar varias actividades a lo largo del día, pero para ello no necesita la presencia continua de un cuidador, siendo un nivel de dependencia intermedio, donde la persona tiene dificultades únicamente para una serie de actividades específicas; Grado 3 el paciente necesita ayuda varias veces al día, por una pérdida total de la autonomía física o mental, necesitando la presencia continua de un cuidador cualificado y experimentado, siendo el grado máximo de dependencia, llegando a un punto en el cual es necesario acondicionar el hogar a las necesidades del paciente, eliminando potenciales peligros.

Por otro lado, nos encontramos con los grados de dependencia, los cuales se dividen en cuatro grupos: Física, donde el paciente no tiene control de sus funciones corporales así como de su interacción con los elementos físicos del entorno; Psíquica, donde el paciente no tiene la capacidad de tomar decisiones o resolver problemas; Sensorial, donde el paciente tiene alterado alguno de sus sentidos, que le impide desarrollarse en su vida cotidiana y dependencia Mixta, donde una enfermedad provoca en el paciente problemas de diversa índole, tales como dependencia física por la afectación de la movilidad asociada a problemas de habla o problemas sensoriales.

A través del conocimiento de los distintos grados o tipos de dependencia, tanto los familiares como el personal sanitario competente, conocerán las limitaciones del paciente, así como sus necesidades básicas, pudiendo ofrecerle un mayor nivel de vida y un apoyo en sus actividades diarias.

Deja un comentario

Ir arriba
Abrir chat
1
¿Quieres hablar con nosotros/as?
¿Quieres hablar con nosotros/as?
¡Hola!

Gracias por interesarte en Oniversity, la plataforma digital para seniors de más de 55 años que quieren seguir aprendiendo.

Si quieres hablar o comunicarte con nosotros, incluso para pedirnos que te llamemos, puedes hacerlo por estos medios:

• Teléfono móvil: +34 634 888 464
• Email: [email protected]

También puedes entrar directamente en contacto por WhatsApp pinchando en el icono de chat. Esperamos resolver todas tus preguntas.

¡Hasta pronto!